Mi rincón masoquista

Me pregunto, ¿qué se esconde en ese rincón masoquista de mi mente? ¿De dónde me vienen esos intrusos pensamientos que menoscaban mi frágil equilibrio? Ese recodo perverso de mi cerebro que se regocija en todo aquello en lo que he fracasado. Un tortuoso recuento de cada piedra en la que tropecé, rezumando dolor por todos... Leer más →

Espabila

¿Nunca os ha pasado de estar en un sitio deseando estar en otro? O, ¿de estar llevando una vida distinta de la que quisierais llevar? Casi siempre ocurre bajo unas circunstancias que asfixian e incitan a salir huyendo. Se da con más frecuencia de lo que pensamos, sentirnos incompletos viviendo en una realidad que no... Leer más →

Viejas batallitas

¡Y mírate tu ahora! Mujer de rompe y rasga que vas de normalita por la vida,  esclavizada por la rutina y a punto de estallar y  de mandarlo todo a hacer puñetas. Quien pudiera dar un salto atrás en el tiempo, verdad?  Y volver a los dorados de ayer, cuando tenías el mundo a tus pies,... Leer más →

Amor de mi vida

De tus besos nunca más mis labios supieron. Tu boca en la mía el tiempo ha borrado. Mas recuerdo en tu pelo mis dedos enrededados, el palpitar de tu pecho musitando te quiero y la emoción de tus ojos para siempre en los míos. Se estremecen mis manos recordando tu piel, y tu perfume de... Leer más →

Un hilo de vida

Un hilo de vida, de hilo tus letras, adiós me decías amándome tanto. La vida te deja, ya queda poquito, ya todo esta dicho, ya nada que hacer. Se cierran tus ojitos, pidiendo dormir. Toda una vida, llega a su fin. Exuberante es el verde de tu jardín flores soberbias nos recuerdan a ti. Pasarán... Leer más →

Acercándome

Acercarme quiero para decirte que te quiero. Acariciarte quiero pero no me atrevo. ¿Cómo decirte que te quiero sin quedar como una tonta? ¿Qué es eso que me impide hablarte de mi amor por ti? ¿Qué es eso que enmudece mi boca cuando te veo? Es el pudor del alma que ante el desnudo se... Leer más →

Ley de vida

Lento es tu caminar, vacilante y resignado, como si quisieras detener el tiempo. Ahora entiendo ese desganado pisar tuyo, es el triste paso de quien no quiere marchar. Inexorablemente el tiempo se agosta y esa idea no deja de rondar por tu cabeza. Se acerca tu hora, la hora de irse,  pero hacia dónde?  ¿Y qué prisa... Leer más →

Tic-tac-tic-tac

Muere mi tiempo a mi paso, escapándose entre los minutos, desdeñados por los segundos, en sesenta golpecitos. Remolonas las horas que entre los días se escabullen, en semanas encapullando, engordando los meses. Sin prisa pero sin pausa, el tiempo se nos escapa, no hay manera de retenerle, ni menos de embaucarle, para que se quede.... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑