La escondida senda

Pareciera que hace tanto tiempo desde he comenzado a adentrarme en el espeso bosque de la vejez.  Estoy en esa fase en que todo se siente extraño, oscuro y desangelado.  Aunque sabido es que este viaje se emprende en solitario, sin embargo mi alma no deja de clamar cariño y compañía. A medida que voy... Leer más →

Matando el tiempo

De pronto reparé en aquella mujer grande, más bien redondita, enfundada en un vestido amarillo furioso sin mangas, que incómodamente se le apegaba a las piernas, por culpa de sus medias de nylon.  Le presté más atención a la segunda o tercera vez que me la topé cerca de los probadores, que como yo, parecía... Leer más →

Ay del ay…

¿Cuándo empezaste a caminar de la mano de la melancolía?  ¿Cuándo empezaron a asustarte el paso de los años? ¿Acaso fue tu imagen marchita la primera en golpearte?  ¿Acaso estás poseído ya por la negra nube de tu propia muerte? Fue un día cualquiera cuando tus ojos se hicieron más pequeños y un misterioso peso... Leer más →

Quién te oye

Hasta el cielo lloraba cuando oyó su llanto.  Un profundo dolor la arañaba por dentro  empujándola al abismo: ya está, se acabó, déjalo – su yo le gritaba. Algo dentro de ella se rebelaba, quería seguir peleando, quería intentarlo otra vez, volver a empezar, y en medio de un desgarrador sollozo se escuchó: ¡Oh mi... Leer más →

Ay de las circunstancias

Entumecida mi persistencia y sofocados mis sueños, a punto de rendirme, vengo repitiendo mi nombre que es la única certeza que tengo, y así de repente, empiezo a comprender lo que me ha traído hasta aquí, mis circunstancias.  Tanteando muros, esquivando piedras del camino para no darme de bruces con ellas, mis veleidosas circunstancias se... Leer más →

La sombra del ayer

Viene esa hermosa mujercita de ayer llorando ante la marchitada mujer de hoy, un torrente de lágrimas baña sus mejillas y va gimiendo como un animal herido.  No hay argumentos para calmarla, no hay remedio para su mal, la vida se le ha pasado como un suspiro y ahora se lamenta. Hasta los muros se... Leer más →

Años bisiestos

Parecía siglos desde que había dejado su vida atrás, al menos la gran vida que tenía antes que ahora. A los 15 años tuvo su primer gran deseo de ser alguien importante, de llegar muy alto.  A los 30, su voluntad ya no era tan firme, era una maraña de dudas.  A los 40, por... Leer más →

La viejita que seré

Sigilosamente, retrasando el paso y con gran curiosidad voy acercándome a esa viejita que seré. Inefable es el camino hacia la vejez. Aunque empiezo a intuir su cercanía, voy  haciendo espacio a esa viejita que en mi será. Seguro que la acogeré como a una hermana mayor, me la imagino frágil y algo asustada al... Leer más →

Mi rincón masoquista

Me pregunto, ¿qué se esconde en ese rincón masoquista de mi mente? ¿De dónde me vienen esos intrusos pensamientos que menoscaban mi frágil equilibrio? Ese recodo perverso de mi cerebro que se regocija en todo aquello en lo que he fracasado. Un tortuoso recuento de cada piedra en la que tropecé, rezumando dolor por todos... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑