Blog Literario

Con o sin ayuda

Cuantos colgantes y baratijas hemos de colgarnos para lucir brillantes y sentirnos resplandecientes por unas horas?  Disimular el ánimo por los suelos y levantarnos como sea sin ayuda.

Aunque también necesitamos una alta dosis de ánimo para acicalarnos con gracia, ponernos ese atuendo que destaque lo mejor de nosotros, en fin, atinar de pies a cabeza.  Me pregunto: ¿se puede esconder una depresión?  Acaso se pueden ocultar unos ojos tristes?  Supongo que si, bajo unas oscuras gafas de sol, muy apropiadas para funerales.   Pero siempre habría algún detalle que delatara que vamos arrastrando el alma.

Además, acaso importaría cómo nos ven los demás? Si estamos hundidos en el hoyo más profundo, que más da!  Y si no sabemos cómo pedir ayuda, estariamos bien jodidos, eso casi seguro.

mujer

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s