La canción mágica

Con los ojos cerrados, en su propio cielo, evocando instantes de éxtasis, llegaba al final la canción que le había sumergido en esa especie de embriaguez, rememorando momentos luminosos de su vida.  Acabó la melodía y  su estado de gracia se disipó. La profunda alegría que le había invadido, se fue con ella.

Era curioso lo extraordinariamente pletórico que se había sentido mientras la música acariciaba sus oídos y unos minutos después, volvía a hacerse el silencio y su desanimo y melancolía, también.

Entonces tuvo la gran ocurrencia de conectarse unos audífonos e ir por la calle escuchando todo el tiempo su canción preferida, una y otra vez, le deba al play y se repetíamientras revivía una y otra vez, esos momentos de gloria que jamás olvidaría.

cancion.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s