Sobrecarga

Me preguntaba…
¿cuánta peso pueden resistir mis hombros?
y me digo:
!consuélate boba!
todo pasa, también esto pasará.
Es solo una mala nube,
con sus grises cayendo a plomo.

Acostumbro a soñar despierta,
mala costumbre, por cierto.
pérdida de tiempo la abstracción,
pero sigo soñando igualmente.

En días buenos, todo es dorado,
en días malos, todo es plomizo.

¡Levántate, ánimo, vamos!,
venga, que todavía eres joven,
vuelta a empezar, vuelta a la vida,
no has terminado,
ni mucho menos.

Mantente erguida,
levanta la cabeza,
mira al frente,
rezumando fe hasta por los poros.

Creer, creer y creer,
es tu arma absoluta,
no lo dudes,
cree, y cree en ti,
hasta el final.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: