De otra enamorado

Recuerda aquel invierno, aquel jersey que durante horas tejía y tejía, convertida en su Penelope, esperando su regreso.

Pasaban los días, tejía y tejía y él no volvía.  Un día cualquiera, ya inesperado, anunció su llegada y por fin, a su lado estaba otra vez.  Fue entonces que ella sintió un gran vacío, el corazón de su amado, no había retornado, allá lejos se había quedado y de otra, se había enamorado. Él esquivó su mirada, no halló palabras, ni decirle pudo, que ya no la quería.

Qué se ha de hacer, cuando te dejan de amar, se preguntaba.  ¿Destejer lo tejido como si nada?  ¿Resignarte simplemente a un digno adiós?  ¿Ahorrarte un final humillante? ¿O sincerarte y hablar las cosas?, aunque de poco valiera, si ya no eres amada.

Disimulando lo deshecha que por dentro estaba,  le propuso que aprovechara su billete de regreso, que se tomara su tiempo y reflexionara sobre lo que realmente quería hacer. En otras palabras, le preparó una airosa salida y se lo puso fácil para dejarla, en realidad, se lo sirvió en bandeja.

El día que partió, esperó en silencio que se arrepintiera y se quedara. Se negaba a creer que todo ese tiempo, todo ese amor, había sido una mentira. Fue con el paso de las semanas, los meses y sus cartas llenas de añoranzas, que le devolvieron las esperanzas de algún día recuperar su amor.

enamorado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s