Invisible

Y así fue que llegó dando saltos en el tiempo su verdadera vocación, cuando ya no la esperaba.   Disfrazada de pasatiempo ésta entró en su vida, capturando, al comienzo, solo un par de horas de su ocio, hasta llegar a colmarlo todo.

Sus jornadas fueron tornándose cada vez más intensas, hasta el punto se hacerse imprescindibles en su día a día,  tanto que ella ya no sabría vivir sin escribir, sin juntar palabras, sin jugar con ellas, sin la musicalidad de sus frases.

Y así, poco a poco fue entrando en el riguroso mundo literario, de insondables vericuetos para casi todos. Aunque con cierta lucidez intuía que sus escritos eran prácticamente invisibles y tal vez, lo serían perseculas seculorum, igualmente, quería pensar que el día de mañana cuando ella ya no estuviera en este mundo, su única hija recogería su legado.  escribir

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s