Blog Literario, Mundo literario, pensamientos

Dolce far niente…

Se precipitaba al borde de sus mejores años, lo presentía, lo veía venir.  También podía tratarse de un repentino ataque de desmoralización, pero no, esta vez no,  era diferente, algunos pequeños reveses la hicieron recapacitar. Aunque se negaba a entrar en el club de los pesimistas, lo  cierto es que estaba echando de menos la fluidez y los aciertos de los últimos tiempos.

Acostumbrarse a lo bueno es tan fácil, se decía, que ni siquiera se precisa entrenamiento. En cambio para encajar lo malo y asumir el dolor, eso ya es otra historia.  Ni que decir, si la mala racha nos pilla con el paso cambiado, entonces pasaríamos del blanco impoluto, al poluto más negro.

Con el paso de los días y las semanas por fortuna, volvió la luz a su vida,  retomó su rutina ni fu, ni fa:  ya podía trabajar cuando le apeteciera, escribir sobre sus locuras, regalarse horas de lectura, contemplar el techo sin mala conciencia, coger el coche hasta llegar al mar, engolosinarse de buenas películas, engancharse con sus series favoritas, de lo que pasa en el mundo ir más o menos enterada y siempre que pudiera, tomando bocanadas de aire fresco con cada viaje…   En fin, vivir la vida con libertad, soltanto dolce far niente, che non da piacere.    ¿Y el dinero?, ahhhh, en él, ni pensar, al final siempre llega.

pereza

 

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s