Blog Literario, Mundo literario, pensamientos, poesía

De luto

Apenas sus ojos se cerraron toda la pena del mundo cayó sobre sus hombros, cerrando su garganta y ahogando las palabras que quiso decir. Sintió como se oprimía su pecho con cada sollozo.

Ante tanto dolor, solo quedaba  llorar.  El resto de los deudos estaban más o menos como ella, intentando sobreponerse al mazazo. No habían pasado ni dos horas desde que esa vida tan querida se había apagado y ya todas las almas que lo velaban, se habían dispersado por ahí, algunos a fumar para pensar, otros a darle vueltas a su propia muerte.

Por ello, bienaventurados sean aquellos que creen que hay vida después de la muerte. !Oh Dios, que sublime consuelo!duelo

 

 

 

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s