Cabreos familiares

Se revuelven los malos humores, suben de tono las palabras, aumentan las frustraciones y los cabreos monumentales.  Me pregunto qué fue lo que enardeció el ambiente.  Podría imaginar, hasta adivinar el origen del malestar.  Y al cabo de un rato me sereno y pienso que es justo que todos nos aguantemos la mala leche del otro, cuando ésta nos desborda.

Esto de los humores en casa, va como la metereología: pasamos de nublados a soleados, de borrascas a tormentas, de bajo cero al sofocante 35º, vamos, como la vida misma.

Por fortuna somos humanos, con defectos y virtudes.  Que sería de nosotros si la convivencia fuera entre salvajes, alimañas y bestias, seguramente no sobreviviríamos al primer combate.

A propósito de salvajes,  ayer veía un reportaje genial de un hombre que se crió con lobos y ha vivido para contarlo.   A sus 7 años fue vendido por su padre a un pastor de la zona, el cual falleció al poco después de comprarlo, a partir de ahí, con 8 años, solo y abandonado en una cueva, fue encontrado por una manada de lobos que acabaron adoptándole, tras varias pruebas que el chico debió superar.  Lo más impresionante de este hombre, fue como llegó a imitar a esos animales amigos: gruñiendo, aullando y chillando como uno más de ellos.

Seguramente en casa, sea la fiera que llevamos dentro, la que necesita salir de tanto en tanto  y rebelarse.

leon

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s