La vida sin ti

Imposible me parecía entonces la vida sin ti, que siguiera como si nada.  Insoportable era pensarlo, la sola idea desgarraba.

Desconocía el océano de lágrimas, que en mi había.  Lo abatido y triste que puede latir el corazón. Sentí que los días ya no pasaban, se detenían, eternas tardes aguardando la noche y depararle a mi pena, una pausa. Rendido mi cuerpo caía y aletargados mis párpados se dormían.

Esa linda mañana, vi al sol asomarse a mi ventana, me animé a salir, a caminar un poco y no supe cómo, me encontré respirando, el aire de la calle, buscando una cafetería. Y tampoco supe cómo, sentada me encontré, frente a una gran taza de café y al mejor cruasán recién hecho.  Lo reconocí enseguida, era el sabor del placer que me recorría por dentro, fue tan simple como eso, un buen café y un delicioso cruasán me devolvían la alegría por la vida.

vida

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s