Blog Literario, Mundo literario, pensamientos

Perseverar, el premio

Si la perseverancia fuera infaliblemente premiada, laureada llevaría mi coronilla.

Desde que comenzó mi andadura no he dejado de perseverar.  Perseveré cuando me abrí al mundo y fui en busca de mi destino. Perseveré en mi curiosidad por aprender y superarme a mi misma.  Perseveré en hacer mi propio camino y fundar mi propia familia, en fin, que cada vez que un sueño perseguí, perseveré.

Hoy, ya de vuelta de mi increíble aventura, he dejado de perseverar, de forzar puertas que se me resisten, ya no voy mas a contra corriente.  Cansado esta mi Quijote de luchar contra quimeras en el aire.

¿Quiere decir ésto que me rendí?  ¿Qué claudiqué?  Para nada, esto se llama resignación, es la aceptación de las cosas tal como vienen,  simplemente dejar que la vida fluya. Además, la bendita resignación, es lo que llega junto con nuestro otoño.

Un tiempo hay para todo y solo cuando lleguemos a ese río, cruzaremos ese puente…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s