Ay, ese mar

¿Sabíais que si queréis iros al quinto carajo os hará falta el dinero?  Pues si, a cualquier lugar que queráis escapar, necesitaréis del billetero y más si tenéis gustos caros.

Refugiaros hasta que escampe el temporal en algún lugar donde no tengáis que pagar peaje. Sin embargo, que absurdo suena todo esto, cuando aquello que nos aqueja, poco o nada, tiene que ver con el bolsillo.  Algo tan humano como desear salir corriendo y el azar que nos aleje del epicentro.

Vamos a suponer, que ahora mismo, me da por salir corriendo a campo traviesa, creo que mi fuga resultaría gratis, pero para mi gusto, no hay escapadas si no hay mar.  A pie de playa, sentir ese rugir de las olas, la brisa marina golpeando mi rostro, respirando hondo tirada en la arena, y ya está, no me hace falta nada más.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: