Insensata

Engañada y herida callaste por vergüenza ante los tuyos.  Nadie con quien compartir tu derrota, ni tu ingenua estupidez. Escapando junto a tu Peter Pan, hacia una nueva vida, cerrando puertas y ventanas, dando por hecho que volverías triunfante y no vencida con la cola entre las piernas, como finalmente ocurrió.

En aquel momento, ¿alguien habría entendido tu acto temerario?  ¿Y tu insensatez? Abandonar todo cuanto tenías por vanas promesas hechas por un señorito frívolo? No, seguramente que no, te habrían dejado sola con tu locura, pues ya les conoces bien por su conservadurismo.

Sin embargo, hoy sería mucho más patético tu arrepentimiento de no haberlo intentado, siempre te perseguirían las dudas, de qué habría sido de tu proyecto amoroso, de no haberte arriesgado.

viajera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s