Ya se de qué murió

No podía quedarme así, sin saber de qué murió mi vecina joven y guapa.  No paré hasta conocer los rumores que circulaban por la calle, mientras era velada, se veía entrar y salir gente de su casa, algunos muy afectados y llorosos, iban a darle el último adiós a mi anónima vecina.

Sobre la desafortunada difunta acabé enterándome, de que tenía 30 años y llevaba dos sobrellevando un diagnóstico fatal de cáncer de útero. Mientras en ella se estaba gestando una nueva vida, a la vez se estaba gestando la enfermedad que la mataría. Cual trágica coincidencia, cuando ella dio a luz a su hijo, también dio a luz a su mal.

Las dos veces que la divisé, iba en silla de ruedas y lucía una cabellera larga y abundante, por ello descarté el cáncer como motivo de su muerte, no tuvo opción alguna de tratamiento.  ¡Que horror!  Una verdadera sentencia de muerte a sus 28 años, recién casada, llena de ilusión y de ganas de vivir.

Tras el cortejo fúnebre, va su marido solo en su coche, tal vez con la mente inmersa en sus recuerdos, amándola en silencio y quizás soñando con ese amor eterno que se juraron y que ya no podrá ser.

¡Pobre mi vecina! como quiera que te llamaras, vuela alto hermosa mujer.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: