Luctuoso

Deseaba que nadie se fijara en él, esquivaba las miradas que escudriñaban en la suya. Le parecía obsceno exhibir su sufrimiento e insoportable la curiosidad de los demás.

Resultaba fácil ocultarse en esa multitud cómplice e indiferente, donde su existencia pasaba desapercibida. Era el momento para borrarse del planeta y ser ignorado. Nadie le sacaría de su encierro en sí mismo y como una ostra recogido en su soledad y silencio permanecería.

Acababan de arrancarle una parte de su ser, sin testigos, ni ojos indiscretos acechándole, se disponía a sobrellevar su duelo. Se hallaba rodeado de las cosas más hermosas del universo: entre árboles eternos el sol le hacía guiños, flores majestuosas, aguas cristalinas,  trinos encantados, brisa perfumada y una luminosa gruta donde rezar.

gruta

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s