Llorar y llorar

No puedo evitarlo, lloro porque nada es como quisiera.  Lloro porque duele el yugo que me aprisiona. Lloro porque quiero cambiarlo todo y no puedo. Lloro porque quiero volar.  Lloro porque no encuentro la salida.  Y lloro porque mi huida dañaría a quienes amo y no puedo dejarles en aras de mis sueños.

Seguiré esperando, esperando a que mis circunstancias digan otra cosa.  Si es que en alguna de sus veleidosas volteretas,  me favorecen.  A pesar de que ya no me fío de mi fortuna, creo que ésta me dejó hace ya tiempo, se fue a hacer puñetas y lo único que a montones tengo, son sospechas, dudas, temores, nada bueno en todo caso.

Repasando todo lo dicho, todavía es más patético cuando de sobra se que mañana será otro día y todo el llanterío de hoy, se lo habrá llevado la pesadez de la tarde.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: