Y no pude

Quise dejar de quererte, pero no pude. Quise retenerte en el tiempo y sucumbí. ¿Cómo dejarte cuando tus ojos todavía me amaban? ¿Cómo partir, si mi corazón prisionero estaba?

Lejanas fronteras sellaron nuestro querer, ni teléfonos, ni correos nos acercaron, y mudo en la distancia nuestro amor moriría.

Nada que hacer amado mío, fue nuestro destino, que escribiéndose estaba, mientras tu y yo nos soñábamos juntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: