La vida en serio

Quería seguir adelante, continuar desafiando a la vida, con coraje como siempre lo había hecho, sin embargo, esta vez algo se lo impedía, consecuencias de su último estrepitoso fracaso, pensó.

Pero no, la culpa la tenían sus 65 años recién cumplidos, que la habían alertado de que a partir de ahora, la vida iba en serio, se planteaba su propio final, se planteaba la pérdida de los suyos, se planteaba la manera de envejecer, vamos, todos esos planteamientos tan impensables a los 30 o 40 años.

¿Entonces qué estaba pasando?  ¿Cómo había cambiado tanto? Era incomprensible pero simple a la vez, una gran conciencia humana se había despertado en ella, y dejó de frivolizar con el mañana y toda la pena del universo cayó sobre sus hombros, le emocionaba lo pequeño y el llanto de su alma se hizo invisible.

meditando

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s