Tirón de orejas

Sufrió el abandono de sus ángeles, el tirón de orejas de su Majestad y una negra percepción de si mismo le hicieron replantearse como persona.

Una vez asumido que debía dejar de mirar el lado equivocado de las cosas, esos innobles sentimientos por injusticia, quitarse de encima ese constante victimismo, depurar resentimientos, finalmente, cambiar todo aquello que lo acabaría convirtiendo en un ser duro y amargo.

Con gesto de humildad asumió sus faltas y decidió con lucidez volver a ser ese hombre que siempre fue y admiró. Hoy mismo debía comenzar su largo peregrinaje hasta llegar al punto negro donde se perdió y así cuanto antes recuperar,  la gracia de su Corte.

corte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s