La junta-palabras

Desde hacía ya un tiempo que se encontraba aislada, fuera de lugar, no conseguía hacerse entender, era como si de pronto todos a su alrededor hablaran idiomas diferentes. ¿Se preguntaba en qué momento se había quedado fuera? Tal vez, era ella la descolgada de este mundo cibernético, impersonal y distante.

Mientras más deseaba describir aquello que ella había sido capaz de capturar en su rodar y navegar por el mundo, por países lejanos, con extrañas lenguas e insólitas costumbres, paisajes desmesurados, gente diferente y misteriosa, más sola se sentía.

¿Cómo transmitir todo aquello que ella quería contar? Tal vez nadie querría oír sus historias y viejas batallitas, libradas en tierras apenas visibles en los mapas. Tampoco ella pretendía luchar contra la actual adicción a la realidad virtual, que tenía a medio mundo hechizado llenando de vidilla interior a sus eclipsados seguidores.

Día a día se fue sumergiendo más y más en sus cuadernos, en sus apuntes, en la poesía, en fin, que su retraimiento la fue llevando a escribir con más libertad y desenvoltura, abrazó la lectura, amó el papel y los bolígrafos; finalmente, ella había encontrado a su manera, la escondida senda seguida por esos pocos junta-palabras que en el mundo han sido.

compu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s