Sus ojos se cerraron

Qué tarde llegó la tarde,
cuando la negrura impenetrable
se fijo en tus ojos.
La muerte venció tus párpados,
al tiempo que dos lágrimas
te despedían de esta vida.

Qué extraña prisa la tuya,
por volar antes del amanecer
que no viste llegar.

En un lejano firmamento
ya te aguardaban,
y entre seres alados,
te acogían con calor.

Aunque se que tu voz,
ya no volveré a escuchar,
dondequiera que te hayas ido,
el eco de mis oraciones
te alcanzará
y dondequiera que estés,
una parte de mi,
ya está contigo.

5 comentarios sobre “Sus ojos se cerraron

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: