Hablando conmigo

La otra noche me encontré hablando con mi pasado, con la joven que fui, detrás de la mujer que soy ahora y buscaba regocijo en aquellos momentos en que la vida empezaba a seducirme hasta encandilarme y como una niña pensaba que deseando con fuerza mis sueños, se convertirían en realidad.

Cuando los años vividos suman mucho mas de los que nos quedan por vivir, es como si las luces de la fiesta se empezaran a apagar, un sentimiento sombrío y desasosegante.  Una noche cualquiera, esta idea llegará como una pesadilla y ya nunca más nos abandonará. Es tan maléficamente inoportuna, que siempre viene para recordarnos que ya hemos pasado el ecuador de nuestra existencia.  Tanto para unos como para otros, ésta será difícil de encajar y de asumir, por mucha experiencia que tengamos en la vida.

Anoche soñé que soñaba, que era joven otra vez, y reía, reía y reía, de tan feliz que me sentía.  Fue uno de esos sueños, de los que jamás quisieras despertar.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: