Viejo y cansado

bufalo

Atrás y rezagado iba quedándose a cada paso cansino que daba, delatando su ancianidad para seguir el ritmo de su manada. Íbase peligrosamente alejando más y más de su rebaño, quedándose indefenso ante el inminente ataque del depredador que ya le acechaba.

Al momento que el hambriento felino huele la debilidad de la bestia, lento y muy sigilosamente se le va acercando, sin perder de vista a su presa, midiendo el preciso instante del ataque para saltar sobre el animal, agarrarse con sus fieras garras a su lomo y empezar a morder y a morder, una y otra vez hasta hacerle caer, derribarle sin dejar de hincar sus dientes en sus carnes, mientras todavía vive, le va devorando poco a poco y lentamente, matándole.

Esta despiadada escena entre un viejo búfalo y un hambriento león de la sabana africana, nos enseña la inconmensurable crueldad entre dos fuerzas, la de la naturaleza y la lucha por la supervivencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s