Esa no era yo

gafas.gif

Esa mujer que has visto ayer por la calle, no era yo.  Aunque se me parecía, a quien ayer divisaste, no era yo.  En realidad, era aquella que iba de incógnito tras unas enormes gafas de sol.

Mi querido amigo, de casos como el mío están llenas las calles, de mujeres usurpadas de su juventud y obligadas por el calendario a lucir como lo que no son, o mejor dicho, como lo que no sienten: aparentes matronas, vestidas de modernas, quitándose diez años de encima, y más, a ser posible. Una vez hayamos llegado donde nuestras madres antes estuvieron, ya solo es una cuestión de sensibilidad, el saber llevar con dignidad la palmaria evidencia del paso de los años.

No conozco a nadie que haya cumplido el medio siglo y no se haya sentido violentado por su imagen en el espejo. Como por arte de algún maleficio, éste ha dejado de sernos fiel y se ha convertido en nuestro enemigo diario y a partir de aquí, ya no hay escapatoria alguna, dondequiera que vayamos, dondequiera que lo encontremos, cruelmente nos irá reflejando nuestro lento e inexorable deterioro, y así,  hasta el mismo fin.

2 respuestas a “Esa no era yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s