Demasiado yo

¿Cuántos abalorios hemos de echarnos encima para lucir brillantes y sentirnos triunfadores por un día?  ¿Y disimular nuestro desanimo?

En cualquier caso, es necesaria una alta dosis de energía para acicalarnos con gracia y lucir un 10, de pies a cabeza. Me pregunto: ¿cómo ocultar una gran frustración? ¿Se puede esconder una mirada perdida?  Siempre se puede, bajo unas gafas oscuras. Por cierto, muy apropiadas en funerales. Inevitablemente, más de algún detalle delataría que vamos a rastras.

Si lo que estamos es hundidos en el pozo más profundo y pidiendo a gritos atención, afecto y amor, qué más da cuántos abalorios nos echemos encima, si lo que esta fallando es nuestra actitud. Probablemente, nuestro talante estupendo, no deja ver nuestras flaquezas, porque nuestro inflado ego lo impide.

Quizás el secreto este, en menos YO y más TU.

Un comentario sobre “Demasiado yo

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: