Telúrica añoranza

Sueños y destino,
nunca van de la mano.

Cuanto más lejano,
más duele el destierro.

A mil leguas de tu tierra,
me encuentro morando,
al lado del hombre,
cual rémora de mi vuelo,
mis alas ha cortado.

Con ojos largos recuerdo,
cada día tus calles,
cada rincón amable,
entre tu gente generosa,
de contagiosa alegría
su algarabía.

Sofoco mis ansias,
freno mis arrebatos,
de seguir el rastro,
de tu olor invisible,
que hasta ti me llevaría.

Viejo mundo,
España mía,
demasiado tarde,
para apartarte de mi ser.

Fue una tierra joven,
que me vio nacer,
mas en tu vieja tierra,
quiero yacer.

¡Cómo salvarte alma mía!
de las saudades
que me harán sucumbir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: