Buscando la salida

Para nada era su momento, no se hallaba a si misma. Sentía una extraña ausencia que la hacía insensible como si fuera de lana. Llevándola a ese estado, que sin llegar a ser una enfermedad, era como un mal que le adormecía el alma.

Así sin motivo alguno, había empezado a no sentirse ella misma. Todo comenzó cuando dejó de creer en ella, dejó de sentirse amada, a sentirse sustituible, como vencida por la vida. Vamos, todas esas percepciones que restan y menoscaban el valor de cualquiera, haciéndola sentirse menos que una hormiga.

Ni siquiera entendía de dónde le venía ahora, esa súbita necesidad de sentir unos brazos  estrechándola, echaba en falta esa amante mirada, volver a enamorarse, a caminar de la mano del amor, una vez más.

Buscando causas probables a su pesadumbre, ella culpó a la soledad que la rodeaba, a la ilusión que ya no tenía en su vida, a tantos años sin el amor de un amante, seguramente debido a todo eso, sumado a su miope visión de futuro que últimamente la cegaba.

Sabía que tenía que levantarse, y que no era momento para hundirse.

Tenía que hacer un esfuerzo y salir a flote -se decía a si misma-. ¿Pero cómo encontrar esa salida? -se preguntaba-  Si no sabía por donde empezar.

Siempre hay una salida -se decía a si misma- No pierdas la fe, sigue buscando…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: