Quiéreme…

Quiéreme, quiéreme,
mis ojos te ruegan.
Quédate, quédate,
un poco más.
La vida se pasa
y  apenas te veo.

Quiéreme, quiéreme
sin mirar el reloj.
Da igual que te tardes,
todo puede esperar.

Yo aquí me quedo,
esperando verte,
compartir contigo,
las pequeñas cosas,
son momentos para tenerte,
mimarte con bobadas:
tu café de siempre con tostadas,
sabor en tu memoria,
que ni los años borrarán.

Quiero quedarme en casa,
no sea que vengas y te vaya a faltar,
tu sí puedes avisar que vienes y no llegar,
de mi no se espera, desaire tal.

Algún día, tarde para mi, tarde para ti,
querrías darme lo que no me diste,
decirme lo que no me dijiste
y sentirás en tu pecho,
la misma falta que yo sentí.

Entonces sabrás,
qué se siente,
cuando un hijo
emprende el vuelo.

Quiéreme ahora,
ahora que más lo necesito,
mañana, quizás tarde será.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: