Amiga del alma

Ayer en el cine tumbada en una butaca premiun temblando como una hoja durante casi toda la película Un lugar en silencio, echaba de  menos a mi lado a esa amiga del alma que hace años tuve. Necesitaba compartir ese miedo, esos instantes de adrenalina desbordada y de enervante suspenso.

Sobre todo echaba de menos esa complicidad casi delictiva entre amigas que se lo cuentan todo, siempre. Confesiones desinhibidas y parloteo sin tapujos, sin prejuicios, ni temor a ser juzgada. Es una relación incomparable con ninguna otra, aunque sea algo infantil.

Es evidente que a medida que perdemos juventud y ganamos madurez y el sentido común va tomando el control de nuestra persona, ya nada parecido a esa unión de almas amigas puede volver a darse. Con los años, haremos más y buenas amigas por el camino, seguramente, pero nunca se igualarán a esas primeras entrañables y locas de nuestra adolescencia

La misma intensidad con la que se vive todo, cuando nuestra vida apenas empieza, no tiene ningún punto de comparación con cualquier otra cosa que vivamos más tarde.  Es  pura euforia juvenil, lástima que se pasa como un relámpago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: