Tic-tac-tic-tac

Muere mi tiempo a mi paso,
escapándose entre los minutos,
desdeñados por los segundos,
en sesenta golpecitos.

Remolonas las horas
que entre los días se escabullen,
en semanas encapullando,
engordando los meses.

Sin prisa pero sin pausa,
el tiempo se nos escapa,
no hay manera de retenerle,
ni menos de embaucarle,
para que se quede.

Pasados los doce meses,
llegan las campanadas,
doce en noche vieja
entre abrazos y deseos,
se despide al año viejo.

Y entre brindis y burbujas
abrazamos al nuevo.
Y vuelta a empezar…
tic-tac- tic-tac- tic-tac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: