Ley de vida

Palabras para recordar

Lento es tu caminar, vacilante y resignado, como si quisieras detener el tiempo. Ahora entiendo ese desganado pisar tuyo, es el triste paso de quien no quiere marchar.

Inexorablemente el tiempo se agosta y esa idea no deja de rondar por tu cabeza. Se acerca tu hora, la hora de irse,  pero hacia dónde?  ¿Y qué prisa hay?

Cada día tu andar se hace más y más lento. Te rodeo con mis brazos, queriendo infundirte calor, y tú me respondes: “me abrazas como si yo fuera un roble y ya no soy mas que una liana“.

Empiezo a entender, a entender lo que se siente cuando se llega donde tu estas ahora.  La soledad, el miedo a partir, a dejar de ser, a emprender el último viaje, y hacia dónde? ¿Qué hay al otro lado? Nadie lo sabe, son solo suposiciones, historias que se cuentan, bonitas ilusiones que consuelan.

Y como tu…

Ver la entrada original 123 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: