¡Espabila!

¿Nunca os ha pasado de estar en un sitio deseando estar en otro? O, ¿de estar llevando una vida distinta de la que quisierais llevar? Casi siempre ocurre bajo unas circunstancias que asfixian e incitan a salir huyendo.

Se da con más frecuencia de lo que pensamos, sentirnos incompletos viviendo en una realidad que no nos llena y creer que nos estamos tardando para llegar allá donde queremos ir.  Esperando siempre esa oportunidad para despegar de una vez por todas.

Y sin embargo, reconozcamos que es algo paranoica esta sensación de estarnos perdiendo la gran fiesta de allí fuera, o la del tren que se nos esta pasando.

Os habéis fijado que este sentimiento de frustración casi siempre sobreviene cuando oímos algo como esto: – que una de tus amigas se va de viaje por Europa; que si una compañera de trabajo se casa y se va a vivir a Roma.  O, el nuevo cochazo que se ha comprado tu colega – y así, un largo etcétera.  Ante semejantes novedades, no podemos evitar que se nos pongan los dientes largos.

En cualquier caso, no es más que la típica reacción de envidia sana.  Sana, porque no hace daño más que a su oyente, aunque sea positivo su mensaje subliminal.

Es como si la vida te zarandeara, y una voz te gritara, ¡espabila!, que si no te das prisa, ahí te quedarás esperando a que las ranas críen pelo.

3 comentarios sobre “¡Espabila!

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: