La escondida senda

                                                                                       * “Una vida no es, por más que se
                                                                                         diga,una línea recta, sino más
                                                                                         bien tres líneas sinuosas,
                                                                                         perdidas hasta el infinito,
                                                                                         constantemente próximas y
                                                                                         divergentes: lo que uno ha
                                                                                         creído ser, lo que ha querido
                                                                                         ser y lo que fue”.

                                                                                                    Fdo. García de Cortázar

 

Pareciera que hacía  tanto tiempo desde que había comenzado a adentrarse en el espeso bosque de la vejez.   Y estaba en aquella fase en que todo se sentía extraño, oscuro y desangelado.  Aunque sabido es que este viaje se ha de emprender en solitario, su alma no dejaba de clamar cariño y compañía.

Poco a poco y a medida que avanzaba, iba descubriendo nuevos escenarios, nuevos temores salían a su encuentro, nuevas limitaciones cortaban su paso. Enfrentándose cada día a un nuevo desafío, y preguntándose siempre si ese sería, o no,  el camino.

Hoy, prisionero su corazón de tantos sentimientos encontrados, a medida que se internaba más y más en la espesura de su vejez, se iba sorprendiendo a sí mismo de su lúcida aceptación ante lo irreversible.

Su instinto ya le decía que una vez llegado a esa edad, casi todas sus posesiones  le serían indiferentes y que nunca más volvería a ver la vida de la misma manera. Puesto que, tanto la óptica como el alma de aquel que envejece, deja de ser lo que es hasta ese momento – apartándose de lo insustancial para siempre.

En ese encaminarse hacia la escondida senda … y sin él pretender ser uno de esos pocos sabios que en el mundo han sido… buscó conformarse con adivinar, presentir, avistar la senda que le llevaría a alcanzar su propia paz y comunión con el Todo.

Y moraría ya hasta su final, en ese mundo único que solo los ojos de un anciano pueden ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: