Hablando conmigo

La pasada noche me encontré hablando con mi pasado/ con la joven que fui/ detrás de la mujer que soy ahora/ y buscaba regocijo en aquellos momentos en que la vida empezaba a seducirme hasta encandilarme/ y como una niña pensaba que deseando con mucha fuerza mis sueños/ se convertirían en realidad.

Cuando los años vividos van sumando muchos más de los que nos quedan por vivir/ es como si las luces de la fiesta se empezaran a apagar/ y un sentimiento sombrío y desasosegante se anuda en nuestra garganta. 

Una noche cualquiera, la idea mortificante de nuestra propia muerte llegará como una mala nube/ y ya nunca más nos abandonará.  Es tan perturbadora porque viene a recordarnos que ya hemos pasado el ecuador de nuestra existencia.   Y a partir de ahí/el abandono de este mundo/ puede ser cualquier día.

En toda circunstancia, esta certeza es dolorosa de asumir/ tanto para unos como para otros/ aunque hayamos vivido plena e intensamente.  Cuando ese final de nuestro  camino se acerca/ nuestro corazón ya no cesará de llorar/ dejándonos líquida la mirada.

Anoche soñé que soñaba/ que era joven otra vez/ y reía, reía y reía/ de tan feliz que me sentía.  Fue uno de esos sueños/ de los que jamás quisieras despertar.

Un comentario sobre “Hablando conmigo

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: