Cavilando

Tras el largo caluroso verano, deambulabas con pasos pensativos entre hojas muertas del otoño, y con la mente puesta en ese punto gris donde todo lo vivido se borra.  Intentabas recordar en qué momento dejaron los años de caminar a tu lado y  precipitaron su alocado galope hacia tu fin. No comprendes ¿cuándo tus horas... Leer más →

Alea iacta est

Frente al mar y ausente ante los ojos del mundo, observaba su mirada sumergida navegando en mares de recuerdos. Olvidando su hoy/ olvidando su ahora/ rememorando caminos de gloria/ evocando fuego y pasiones/ cicatrices jamás sanadas/ querencia de tierras lontanas/ duelos languidecidos en el tiempo.  Y a saber, cuánta, cuánta vida más se escondía tras... Leer más →

Entrar a guardarse

Ya veo ya, ahora se adonde se han ido, ahora se donde se ocultan, entraron a guardarse entre cuatro paredes, en ese dulce refugio, llamado hogar. Mis queridos amigos es edad de recogerse, también yo he llegado, también yo estoy ahí, donde vosotros estáis. No es tiempo de escaparates, ni de lucir palmito, ni de... Leer más →

Inexorable destino

Esa mañana él salía de su vida para siempre y al atardecer la soledad entraba en la suya.  Completamente sumida estaba en su pesar por los vanos intentos de salvar lo que por años urdió con tanto primor y devoción.  Ahora ya vencida y rendida por una apisonadora realidad que vino a destruir su precioso... Leer más →

La escondida senda

(*) "Una vida no es, por más que se diga, una línea recta, sino más bien tres líneas sinuosas, perdidas hasta el infinito, constantemente próximas y divergentes: lo que uno ha creído ser, lo que ha querido ser y lo que fue". Pareciera que hacía  tanto tiempo desde que había comenzado a adentrarse en el espeso bosque... Leer más →

Matando el tiempo

De pronto reparé en aquella mujer grande, más bien redondita, enfundada en un vestido amarillo furioso sin mangas, que incómodamente se le apegaba a las piernas, por culpa de sus medias de nylon.  Le presté más atención a la segunda o tercera vez que me la topé cerca de los probadores, que como yo, parecía... Leer más →

Ay del ay…

¿Cuándo empezaste a caminar de la mano de la melancolía?  ¿Cuándo empezaron a asustarte el paso de los años? ¿Acaso fue tu imagen marchita la primera en golpearte?  ¿Acaso estás poseído ya por la negra nube de tu propia muerte? Fue un día cualquiera cuando tus ojos se hicieron más pequeños y un misterioso peso... Leer más →

Quién te oye

Hasta el cielo lloraba cuando oyó su llanto.  Un profundo dolor la arañaba por dentro  empujándola al abismo: ya está, se acabó, déjalo – su yo le gritaba. Algo dentro de ella se rebelaba, quería seguir peleando, quería intentarlo otra vez, volver a empezar, y en medio de un desgarrador sollozo se escuchó: ¡Oh mi... Leer más →

Ay de las circunstancias

Entumecida mi persistencia y sofocados mis sueños, a punto de rendirme, vengo repitiendo mi nombre que es la única certeza que tengo, y así de repente, empiezo a comprender lo que me ha traído hasta aquí, mis circunstancias.  Tanteando muros, esquivando piedras del camino para no darme de bruces con ellas, mis veleidosas circunstancias se... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑