Fregonas y neuronas

Descendía despacio, peldaño a peldaño venía bajando, desde lo más alto del mundo social. Circunstancias adversas le hicieron bajar al mundo real.  Habían cambiado las tornas y ahora, como pez fuera del agua, debía moverse entre el montón.  A cada paso delataba su condición y en pasarela convertía el suelo que pisaba.  Tan acostumbrada estaba a caminar... Leer más →

A trocitos

Trocito a trocito me he ido comiendo la vida entera Masticando despacito mi pan de cada día, sin dejar ni miga. Tuve algunos empachos, pero ya ni recuerdo, qué me sentó mal. Eso si, grandes tragaderas, para los malos tragos. Y lo mejor de todo, aspirando a bocanadas, los humos del placer Aprendido tengo, que... Leer más →

Si olvidas tu nombre

Tus manos ya jubiladas, huéspedes de tu vacío regazo. De joven tu pisada insegura era, mas cuando menos pasos quedan, ironías de la vida, más sabiamente pisas. Se te ha puesto cara de escritor, con mil lecturas en la mirada. Mas muda tu boca se ha quedado, como sordos tus oídos a tanta palabrería. Aún altivo... Leer más →

Telúrica añoranza

Sueños y destino, nunca van de la mano. Cuanto más lejano, más duele el destierro. A mil leguas de tu tierra, me encuentro morando, al lado del hombre, cual rémora de mi vuelo, mis alas ha cortado. Con ojos largos recuerdo, cada día tus calles, cada rincón amable, entre tu gente generosa, de contagiosa alegría... Leer más →

Espérame en el cielo…

No hay tiempo pasado, ni tiempo por venir, para olvidarte. Una triste tarde de un nublado día me encontré de pronto, pensando en ti. Fríos inviernos, tórridos veranos, y la vida pasa sin ti. Tu recuerdo entre otoños se escabulle, tu voz hace eco en el silencio, ¡cuantas remembranzas de tu ser! ¿Así, cómo olvidarte?... Leer más →

El llanto

¿Hay algo más vano que el llanto? sufrimiento ciego, desgarro en soledad. Llora, llora, tu congoja, llora, llora, que solo estas. Tus penas del alma, al cielo conmueven, mar de lágrimas tu mirada nublan. Llanto que al alma alivia, dolor que al pecho hiere. Llanto que el silencio rompe, llanto que a Dios clama, llanto... Leer más →

Demasiado yo

¿Cuántos abalorios hemos de echarnos encima para lucir brillantes y sentirnos triunfadores por un día?  ¿Y disimular nuestro desanimo? En cualquier caso, es necesaria una alta dosis de energía para acicalarnos con gracia y lucir un 10, de pies a cabeza. Me pregunto: ¿cómo ocultar una gran frustración? ¿Se puede esconder una mirada perdida?  Siempre... Leer más →

El camino

El placer de pensar mientras camino, ando y cavilo, dando vuelta a mis ideas, aclarando bobadas, y hasta olvidarme de quien soy.  Hay que ver cuánto me rinde y lo bien que me sienta paseando la vida. Llego a mi destino con una agradable sensación de cansada paz. No hace mucho tiempo, desde que he... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑