Una mujer interesante

Confieso que todo ese largo viaje a través de los años por la aventura del saber, que en su día iniciara esta loca ansiosa por vivir de prisa, ha hecho de mi la mujer que soy. Ni teniendo toda la andadura que he hecho, puedo considerarme al cabo de la calle, ni mucho menos, presumir... Leer más →

Mi cama rica

Probablemente sea depresión lo mío, lo que me lleva a añorar la cama el resto del día.  No quisiera salirme de ella y despanzurrada quedarme tumbada, mientras mis pensamientos se reposan y se decantan mis ideas, dejarme llevar por la imaginación, hasta alcanzar aquello que solo consiguen mis ojos cerrados. Enfermedad no es, eso creo,... Leer más →

Mirad el pajarito…

Sobrellevar con dignidad el propio envejecimiento, es una cosa, pero ser testigo del envejecimiento del otro, es otra historia. Por supuesto que no nos afecta de la misma manera, ni nos perturba igualmente, pero nos ensombrece observar año tras año, ese deterioro en la persona querida. Con suerte conseguimos olvidarnos del tema hasta el próximo... Leer más →

A trocitos

Trocito a trocito me he ido comiendo la vida entera Masticando despacito mi pan de cada día, sin dejar ni miga. Tuve algunos empachos, pero ya ni recuerdo, qué me sentó mal. Eso si, grandes tragaderas, para los malos tragos. Y lo mejor de todo, aspirando a bocanadas, los humos del placer. Aprendido tengo, que... Leer más →

Zara home

Uy, hui, hui, ¿dónde vas tu con ese batón de reina decrépita? Pues mira, me lo he comprado en zara home, estaba muy rebajado y me pareció ideal para una salida despampanante de la cama, pero tal vez me pasé un poco. ¿Has estado alguna vez en esa tienda? Te lo digo porque es imposible... Leer más →

Más sola que la una

Especialmente sola se sentía los días domingo, en esas horas de letargo en que la gran ciudad engulle a los más solitarios.  Como a nadie conocía, ni a nadie a quien visitar tenia, quiso salir a la calle, a tomar el aire. Al cabo de un rato, se acabó subiendo a un autobús circular, que... Leer más →

Un vikingo en mi calle

Que razón tenía mi madre cuando nos decía: no salgáis ni a la puerta de casa sin estar arregladas.  Ella era de las que pensaba que en cualquier esquina nos estaría esperando el destino con nuestro príncipe azul. Su consejo, más que para mi, iba dirigido a mi hermana, que salía vestida a la calle... Leer más →

En pijama y en pantuflas

De nuestras noches en pijamas y en pantuflas, estirando las horas hasta la madrugada, tu y yo, como dos niños siguiendo con entusiasmo los episodios de Grey`s Anatomy, Lost, Juego de Tronos, Merli, Casa de Papel, Vis a vis, en fin, y tantas otras más que ya ni recuerdo. Algunas noches estamos tan enganchados, que hasta... Leer más →

Como matar a una intelectual

La interrogante más correcta sería: qué es lo que mata a un intelectual, y no el cómo. Si desmenuzamos ese cómo, de entrada diría que explotando su buena disposición para las tareas domésticas, cargando y descargando continuamente los carros del supermercado, horas de cocinado, preparando desayunos, meriendas, lavando platos y cacharros, pasando la aspiradora,  sacudiendo... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑