La sombra del ayer

Viene esa hermosa mujercita de ayer llorando ante la marchitada mujer de hoy, un torrente de lágrimas baña sus mejillas, llega gimiendo como animal herido.  No hay argumentos para calmarla, no hay remedio para su mal, la vida se le ha pasado como un suspiro y ahora se lamenta. Hasta los muros se estremecieron con... Leer más →

La viejita que seré

Sigilosamente, retrasando el paso y con gran curiosidad voy acercándome a esa viejita que seré. Inefable es el camino hacia la vejez. Aunque empiezo a intuir su cercanía, voy  haciendo espacio a esa viejita que en mi será. Seguro que la acogeré como a una hermana mayor, me la imagino frágil y algo asustada al... Leer más →

Un hilo de vida

Un hilo de vida, de hilo tus letras, adiós me decías amándome tanto. La vida te deja, ya queda poquito, ya todo esta dicho, ya nada que hacer. Se cierran tus ojitos, pidiendo dormir. Toda una vida, llega a su fin. Exuberante es el verde de tu jardín flores soberbias nos recuerdan a ti. Pasarán... Leer más →

Ley de vida

Lento es tu caminar, vacilante y resignado, como si quisieras detener el tiempo. Ahora entiendo ese desganado pisar tuyo, es el triste paso de quien no quiere marchar. Inexorablemente el tiempo se agosta y esa idea no deja de rondar por tu cabeza. Se acerca tu hora, la hora de irse,  pero hacia dónde?  ¿Y qué prisa... Leer más →

Tic-tac-tic-tac

Muere mi tiempo a mi paso, escapándose entre los minutos, desdeñados por los segundos, en sesenta golpecitos. Remolonas las horas que entre los días se escabullen, en semanas encapullando, engordando los meses. Sin prisa pero sin pausa, el tiempo se nos escapa, no hay manera de retenerle, ni menos de embaucarle, para que se quede.... Leer más →

Al fin tu…

Por años anduve caminos buscando encontrarte, solo entre los grandes que en su mundo destacan. Soñé y siempre te imaginé, desde muy joven quise tenerte. Caminar por la vida junto a un gran hombre como tu. Al principio, solo intrépidos ambiciosos me crucé. Recuerdo aquella tarde, cuando por primera vez te vi, y me dijo... Leer más →

Ese roble sin cabeza

Pobre de ese roble sin cabeza de su marido.  Desde hacía ya algún tiempo atrás, no sabe exactamente cuando, él se hizo viejo. A pesar de su aspecto siempre más joven, sus noventa octubres se  empezaron a notar, aunque su salud siguiera siendo de oro. Paradojas de la vida, su mente siempre fue su fuerte.... Leer más →

Ay esa edad…

Nunca antes quise imaginar como sería el momento en que el paso del tiempo comenzara a desdibujar mi rostro y mis mejores años se fueran quedando atrás. A medida que me encamino hacia esa edad de transición crucial, me voy salvando de lo irreversible con dignidad, e intentando avanzar a cámara lenta, porque a partir... Leer más →

Desapareciendo

Acabo de tropezarme con un espejo y no se quien era la que estaba en él.  En alguna parte del camino se perdió esa idea de cómo era yo, temo ya no reconocerme.  Por más que busco a la dueña de esa mirada de ojos grandes, llenos de curiosidad, ya no la encuentro.  Sin embargo,... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑