Desapareciendo

Acabo de tropezarme con un espejo y no se quien era la que estaba en él.  En alguna parte del camino se perdió esa idea de cómo era yo, temo ya no reconocerme.  Por más que busco a la dueña de esa mirada de ojos grandes, llenos de curiosidad, ya no la encuentro.  Sin embargo,... Leer más →

Doble cara

"No sabemos si todo rostro mezquino responde a un temperamento sórdido, pero queremos suponer que todo rostro generoso es la consecuencia de una constitución espiritual fuera de lo común", esto escribía Juan José Millás en uno de sus artículos.  Y Jean Cocteau también dijo: "creo, que a partir de cierta edad cada uno es responsable de... Leer más →

Bellos

El tiempo grácilmente visible, en aquellas criaturas, de belleza inmarcesible. Contraviniendo todas las leyes de la naturaleza se yerguen con altivez, los años no los encorvan y de fieras son sus huesos. Algo indefinible les constituye, algo inmemorial propio de los dioses, sustenta a estos pocos seres que en el mundo son y han sido.

Si olvidas tu nombre

Jubiladas ya tus manos, huéspedes de tu vacío regazo. De joven tu pisada insegura era, mas cuando menos pasos quedan, ironías de la vida, más sabiamente pisas. Se te ha puesto cara de escritor, con mil lecturas en la mirada. Mas, muda tu boca se ha quedado, como sordos tus oídos a tanto sin sentido. Aún... Leer más →

El camino

El placer de pensar mientras camino, ando y cavilo, dando vuelta a mis ideas, aclarando bobadas, y hasta olvidarme de quien soy.  Hay que ver cuánto me rinde y lo bien que me sienta paseando la vida. Llego a mi destino con una agradable sensación de cansada paz. No hace mucho tiempo, desde que he... Leer más →

Del guau al uy…

Frivolidades aparte, he tomado la inteligente decisión de pasar a vestirme como una mujer más discreta y a despedirme de los guau que todas mis ropas asombrosas provocaban. Fue la sensatez que en secreto me dijo: mujer, es hora de bajar unos peldaños y encaminarte hacia el ah de la elegancia. Es hora de dejar atrás los guaus,... Leer más →

Al despertar

Se sentó al borde de su cama, todavía estaba oscuro, amanecería dentro de poco, descalza sentía el frío del suelo bajo sus pies, unos pies que no delataban lo lejos que por el mundo la habían llevado. Comenzó acariciándolos con ternura, luego deslizó sus manos por sus piernas, sus brazos, su vientre, sus pechos y siguió... Leer más →

Ley de vida

Tu caminar es lento, vacilante, resignado, como queriendo parar el tiempo. Ahora entiendo ese desganado pisar tuyo, es el triste paso de quien no quiere marchar.  Inevitablemente, el tiempo se agosta, hace ya un rato que la idea te ronda, se acerca la hora, la hora de irse,  pero hacia dónde?  ¿Y qué prisa hay? Cada día... Leer más →

Esa no era yo

Esa mujer que has visto ayer por la calle, no era yo.  Aunque se me parecía, a quien ayer divisaste, no era yo.  En realidad, era aquella que iba de incógnito tras unas enormes gafas de sol. Mi querido amigo, de casos como el mío están llenas las calles, de mujeres usurpadas de su juventud... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑