Entrar a guardarse

Ya veo ya, ahora se adonde se han ido, ahora se donde se ocultan, entraron a guardarse entre cuatro paredes, en ese dulce refugio, llamado hogar. Mis queridos amigos es edad de recogerse, también yo he llegado, también yo estoy ahí, donde vosotros estáis. No es tiempo de escaparates, ni de lucir palmito, ni de... Leer más →

Ay del ay…

¿Cuándo empezaste a caminar de la mano de la melancolía?  ¿Cuándo empezaron a asustarte el paso de los años? ¿Acaso fue tu imagen marchita la primera en golpearte?  ¿Acaso estás poseído ya por la negra nube de tu propia muerte? Fue un día cualquiera cuando tus ojos se hicieron más pequeños y un misterioso peso... Leer más →

Quién te oye

Hasta el cielo lloraba cuando oyó su llanto.  Un profundo dolor la arañaba por dentro  empujándola al abismo: ya está, se acabó, déjalo – su yo le gritaba. Algo dentro de ella se rebelaba, quería seguir peleando, quería intentarlo otra vez, volver a empezar, y en medio de un desgarrador sollozo se escuchó: ¡Oh mi... Leer más →

La sombra del ayer

Viene esa hermosa mujercita de ayer llorando ante la marchitada mujer de hoy, un torrente de lágrimas baña sus mejillas y va gimiendo como un animal herido.  No hay argumentos para calmarla, no hay remedio para su mal, la vida se le ha pasado como un suspiro y ahora se lamenta. Hasta los muros se... Leer más →

La viejita que seré

Sigilosamente, retrasando el paso y con gran curiosidad voy acercándome a esa viejita que seré. Inefable es el camino hacia la vejez. Aunque empiezo a intuir su cercanía, voy  haciendo espacio a esa viejita que en mi será. Seguro que la acogeré como a una hermana mayor, me la imagino frágil y algo asustada al... Leer más →

Un hilo de vida

Un hilo de vida, de hilo tus letras, adiós me decías amándome tanto. La vida te deja, ya queda poquito, ya todo esta dicho, ya nada que hacer. Se cierran tus ojitos, pidiendo dormir. Toda una vida, llega a su fin. Exuberante es el verde de tu jardín flores soberbias nos recuerdan a ti. Pasarán... Leer más →

Ley de vida

Lento es tu caminar, vacilante y resignado, como si quisieras detener el tiempo. Ahora entiendo ese desganado pisar tuyo, es el triste paso de quien no quiere marchar. Inexorablemente el tiempo se agosta y esa idea no deja de rondar por tu cabeza. Se acerca tu hora, la hora de irse,  pero hacia dónde?  ¿Y qué prisa... Leer más →

Tic-tac-tic-tac

Muere mi tiempo a mi paso, escapándose entre los minutos, desdeñados por los segundos, en sesenta golpecitos. Remolonas las horas que entre los días se escabullen, en semanas encapullando, engordando los meses. Sin prisa pero sin pausa, el tiempo se nos escapa, no hay manera de retenerle, ni menos de embaucarle, para que se quede.... Leer más →

Al fin tu…

Por años anduve caminos buscando encontrarte, solo entre los grandes que en su mundo destacan. Soñé y siempre te imaginé, desde muy joven quise tenerte. Caminar por la vida junto a un gran hombre como tu. Al principio, solo intrépidos ambiciosos me crucé. Recuerdo aquella tarde, cuando por primera vez te vi, y me dijo... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑